lunes, 30 de septiembre de 2013

VIVIR BIEN PARA MORIR BIEN

La muerte no discrimina, nos despoja de todo. La fama, la riqueza y el poder todo esto no nos sirve  en los solemnes momentos finales de la vida. Cuando el momento llega, en lo único que podemos confiar es en nosotros mismos y en Dios el unico poder supremo que nos llevara a una nueva vida. Ésta es una confrontación imponente ante la cual nos presentamos con la sola armadura de nuestra cruda humanidad, del registro real de lo que hemos hecho, de cómo hemos escogido vivir nuestras vidas. "¿He sido fiel a mí mismo? ¿Qué contribución he aportado yo al mundo? ¿Cuáles son mis satisfacciones o pesares?"¿fui feliz?

Para morir bien, uno tiene que haber vivido bien. Para quienes han vivido fieles a sus convicciones, para quienes han trabajado por llevar felicidad a los demás, la muerte puede venir como un placentero descanso, como un sueño bien ganado después de un día de agradable ejercicio. Amigos, a casi nadie le gusta hablar de la unica verdad que existe,el fin de la vida ,estar conscientes de la muerte, nos permite vivir cada dia y cada momento, lleno de agradecimiento, hacia la gran oportunidad, que tenemos de crear y aportar algo a este,nuestro tiempo en la tierra, vivamos cada momento como si fuera el ultimo,que es la unica realidad que tenemos el presente.

Mayra Robazetti - Coach

No hay comentarios:

Publicar un comentario